Ahorro de combustible y gestión de flotas: ¿qué tienen en común?

A la hora de controlar un parque de vehículos de cierta envergadura, el ahorro de combustible se convierte en una cuestión fundamental. Supone la partida más importante en los gastos de las empresas de este sector, y sus continuos aumentos de precio repercuten muy negativamente en el margen de beneficios final de estos servicios.

Es por eso que, en la gestión de flotas, el control del carburante se está convirtiendo poco a poco en una materia clave en la logística del negocio. Afortunadamente, existen varios modos de reducir y mantener controlada esta fuente de gastos. ¡Y un buen software de seguimiento GPS de tus transportes puede ayudar a implementar muchas de ellas!

Consejos para el ahorro de combustible en tu flota de vehículos

Las primeras sugerencias para minimizar el consumo de gasoil son evidentes: renovar el parque de vehículos cada cierto tiempo y mantenerlos en estado óptimo con revisiones periódicas. Claro está que esto no es barato, pero en determinadas flotas por su tamaño y cantidad de kilómetros recorridos al año no es tan descabellado.

Más sencillo es adoptar un sistema de pago, a la hora de repostar, mediante tarjetas de combustible. Además de simplificar las cuentas de gastos, tanto para empresa como para chóferes, es común que muchas cadenas de estaciones de servicio ofrezcan a través de ellas un pequeño descuento por litro de combustible. Y esos céntimos por litro, multiplicados por todo el consumo de una flota, pueden suponer un montante a tener en cuenta.

Pero quizá una de las maneras más rápidas de obtener resultados en el ahorro de combustible sea mediante la adopción de un buen sistema de seguimiento con dispositivos GPS.

Cómo puede ayudarte un sistema GPS de gestión de flotas

Al implementar un software de gestión de flotas y dispositivos de control GPS en los vehículos, se abren toda una serie de opciones a las empresas del sector.

La primera de ellas, el diseño previo de la ruta. Muchos de los programas actuales no solo pueden trazar la ruta más corta, sino también la que tiene menos peajes, menor frecuencia de atascos… Y también conocer el estado de cada vía en tiempo real. Cinco minutos de planificación antes de encender el motor pueden suponer algunos euros a lo largo del día.

Además, el control de flotas por GPS permite saber en todo momento dónde está cada vehículo: si cumple con las rutas programadas, si viaja más rápido o más despacio de lo considerado óptimo de cara al consumo de carburante o incluso si se utiliza para viajes no autorizados.

Los sensores de los dispositivos GPS pueden tener muchas aplicaciones: desde conocer el consumo exacto del vehículo en cada momento a los tiempos de parada, revoluciones del motor y un largo etcétera. Esto permite informar a cada trabajador de qué hábitos le conviene adoptar o desterrar para una mejor conducción y un mayor ahorro.

Como puedes ver, las posibilidades a la hora de tomar medidas para el ahorro de combustible son muchas. Y teniendo en cuenta su coste y la escala a la que lo consume una empresa media del sector, ¡puede marcar la diferencia!