Descubre la utilidad de los sensores de frío que miden la temperatura de tu carga

im4GFlota, Noticias Gestión de Flotas

sensor de temperatura transporte mercancías

En los servicios de transporte de mercancías es imprescindible llevar un control sobre ciertos elementos. Uno de los más importantes es la temperatura de la cámara, que debe asegurar que la mercancía se encuentre en una franja determinada de grados. Por eso, es necesario utilizar herramientas como los sensores de temperatura.

Gracias al control de la temperatura podemos cumplir con los requisitos fundamentales y obligatorios que nos exigen en cada una de las industrias.

Te traemos este artículo para que conozcas los distintos tipos de sensores de temperatura que existen y mucho más. ¿Quieres conocerlos todos? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los sensores de temperatura?

 

Para poder monitorizar la temperatura de la carga de nuestras mercancías es necesario que se cumplan ciertas pautas. Antes de entrar en calor, debemos explicar qué son estas herramientas y para qué sirven. 

Los sensores de temperatura, también llamados sensores de calor, detectores de calor y sondas térmicas, son sistemas que detectan cambios en la temperatura del aire o del agua mediante una señal eléctrica. Esta señal se envía directamente a través del cambio de resistencia. Esto se suele usar para medir la temperatura en el control de circuitos.

Se compone de tres partes:

  • Elemento sensor.
  • Vaina de material conductor en su interior.
  • Cable que conecta al sistema electrónico.

¿Qué tipos de sensores de temperatura existen?

 

Para poder medir la temperatura necesitarás un sensor. Todos detectan algún cambio en la característica física. Existen seis tipos. A continuación, te explicamos cuáles son:

  • Sensor de temperatura termopar: son dos alambres hechos de metales diferentes que se unen en sus extremos. Si la unión de estos se enfría o se calienta, se produce la tensión, que es proporcional a la temperatura.
  • Sensor de temperatura por resistencia (Resistance Temperature DetectorRTD): contienen hilos de níquel, platino o cobre ya que, estos materiales tienen un coeficiente de temperatura positivo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que a medida que aumenta el rango de temperatura, también aumenta la resistencia del aparato, lo que permite realizar la medición. 
  • Sensor de temperatura bimetálicos: entre sí se unen tiras o dos metales. Cuando estos se calientan un lado se dilata más que otro. La curvatura resultante se traduce a la temperatura. Normalmente, estos dispositivos, suelen ser portátiles. No son tan sensibles como los RTD.
  • Sensor de temperatura por cambio de estado: se trata de etiquetas, lacas, cristales líquidos, gránulos o crayones. La apariencia de estos cambia en función a la temperatura que alcanzan. El tiempo de respuesta es de varios minutos y la precisión es más baja. El cambio del estado es irreversible. Estos suelen ser útiles cuando se debe saber la confirmación de que un material no ha superado cierto nivel de temperatura por razones técnicas o legales. 
  • Sensor de temperatura por dilatación de fluido: el ejemplo que más conocemos es el termómetro que usamos en casa. Existen dos tipos: el tipo de líquido orgánico y el tipo de mercurio. Hay versiones que en vez de usarse líquido se usa gas. Estos no requieren de energía eléctrica ni riesgos de explosión y son estables tras varios ciclos repetidos.

¿Qué parámetros evalúan los sensores de temperatura?

 

A la hora de comprar sensores de temperatura debemos tener claro qué parámetros tendremos que tener en cuenta. A continuación, te presentamos las características más importantes a las que debes prestar atención:

  • La sensibilidad: es la cantidad mínima que el sensor puede medir y modificará la salida. Implica cuántos grados es capaz de detectar para que la modifique en voltios. 
  • La resolución: es la capacidad de detectar un cambio mínimo en la señal de salida, lo opuesto a la sensibilidad. Depende de la resolución de entrada en sensores analógicos al microcontrolador y en digital al sensor. 
  • El tiempo de respuesta: el estado de salida de los sensores no se cambia al momento, debe pasar un tiempo y este se le llama ‘tiempo de respuesta’. Es decir, es el tiempo que se necesita para producir un cambio en la salida cuando se produce antes el de entrada. Se suele expresar en ‘porcentaje de la variación’. 
  • La precisión: es el error que se produce entre el valor real y el obtenido. 
  • Offset: es un factor de corrección que hay que tener en cuenta a la hora de hacer cálculos. Este es el valor inicial, que al momento de la salida debe ser igual a cero. 
  • Rango de valores: se trata de las temperaturas mínima y máxima que es capaz de medir el sensor. 

cta solicita presupuesto 

¿Qué solución dan los sensores de temperatura a mi carga?

 

En la cadena de frío debemos tomar medidas para minimizar el riesgo. Esto se realiza a través de diferentes procedimientos operativos estándar (SOP).

¿Qué es esto? Se trata de una serie de instrucciones donde se muestran los pasos y las actividades más importantes en un procedimiento. Esto hace que el administrador pueda organizar las tareas, la información o al personal en función a los incidentes que se vayan generando para tener un control completo. 

Una carga puede sufrir variaciones en su temperatura si ésta no se manipula correctamente. Las consecuencias que supone esto pueden afectar a la salud pública o reducir la vida del producto. Esto puede conllevar un aumento de los costes y, además, la reputación de la empresa se vería afectada negativamente. 

Para este tipo de situaciones es necesario tener disponible un sensor de temperatura. Así podrás conocer el estado de tu carga y tener mayor control sobre ella. 

Como has podido comprobar, es más importante de lo que pensamos tener la temperatura de nuestras mercancías controlada para no sufrir problemas que nos afecten en nuestra cadena de transporte.

Además, es de vital importancia que estos sensores cumplan las normativas de higiene y salubridad para el transporte exigidas para este tipo de mercancías.

En 4GFlota contamos con la certificación de Sistema de Gestión de Calidad UNE-EN-ISO, que asegura la excelencia y seguridad de nuestros servicios. La instalación y lectura de los sensores de frío de 4GFlota se hacen bajo normativa UNE-EN 12830

Estamos especializados en optimizar el rendimiento de las flotas de transporte.

¿Quieres más información al respecto? No dudes en contactar con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.