Seguimiento por GPS y control de empleados: ¿son compatibles?

Gestor de FlotasNoticias Gestión de Flotas

Las nuevas tecnologías se han convertido en un elemento imprescindible dentro de los planes actuales de logística. Y dentro de todas las nuevas funcionalidades, el seguimiento por GPS es una de las que más utilidad están demostrando tener. En concreto, en lo referente al seguimiento de empleados. Te lo explicamos.

Las funcionalidades de la localización por GPS

La localización por GPS te permite saber la posición exacta de un elemento o un individuo en tiempo real. Mediante pequeños y cómodos dispositivos puedes disponer de señales que se envían cada pocos segundos para controlar las rutas de los trabajadores que determines.

Piensa, por ejemplo, que tienes una empresa de reparto. Se trataría de una funcionalidad muy interesante para los camiones de cara a optimizar rutas, controlar sus pasos en tiempo real y mantener así la seguridad de vehículos y conductores. Y algo parecido se está planeando hacer con el personal.

Usos para la geolocalización del personal

La geolocalización del personal ya se ha empezado a llevar a cabo en algunas empresas y determinados sectores. Funcionalmente, la medida está mostrando ser efectiva. Piensa, por ejemplo, en los casos de los empleados que tienen que realizar rutas: los repartidores, los encargados de vigilar una determinada zona, los comerciales, etc. Con un pequeño aparato que lleven encima puede saberse desde las oficinas centrales si cumplen con sus objetivos y si se mantienen en su zona de trabajo el tiempo necesario.

Ahora bien, la efectividad del dispositivo y de su funcionamiento no ha evitado que se haya generado un agrio debate que lleve a los expertos y a muchas empresas a considerar detenidamente la idoneidad del proceso que están iniciando. ¿Realmente es una postura compatible e, incluso, legítima?

Legalmente no parece haber ningún inconveniente, principalmente porque en las legislaciones de los países europeos existe un vacío, ya que estas no dejan de ser medidas novedosas que vienen de la mano de las nuevas tecnologías. En resumen, todavía no hay una normativa clara que contemple en profundidad sus posibilidades.

Por otro lado, son los trabajadores quienes en ocasiones ven en este tipo de medidas acciones controladoras y hasta un atentado contra su privacidad. Efectivamente, supone un ataque a la confianza general que pueda tenerse en ellos, pese a que, en sí mismo, el localizador GPS no tenga por qué estar funcionando como una medida de control disciplinario, sino más bien de eficiencia.

Piensa que, con él, si un empleado no puede cubrir un servicio verás al momento quién está en condiciones de realizarlo de la forma más rápida y efectiva posible. Y, de igual manera, se delimitan mejor las rutas y puede alertarse ante eventuales emergencias que puedan surgirle a cualquier trabajador. Por lo tanto, no se trata de un debate que esté cerrado, ni mucho menos.

En conclusión, el seguimiento por GPS se presenta como una nueva funcionalidad en manos de las empresas para mejorar su logística y sus planes estratégicos. El problema es que viene arrastrando una considerable polémica cuyas conclusiones, sin duda, tendrás que dirimir en el seno de tu propia empresa.