Mercancías y gestión de flotas: las dos caras de la misma moneda

Gestor de FlotasNoticias Gestión de Flotas

El transporte de mercancías es un proceso logístico que implica a varios factores y actores. Desde la ruta, pasando por el transportista en cuestión, hasta el tráfico o la situación general de las carreteras. Por ello, es preciso integrar medidas o modelos de trabajo que te puedan ayudar a mejorar los resultados de una forma más rápida y eficaz. Te lo explicamos.

Una clara necesidad: la optimización de rutas

Hay varios factores que generan que el sector de los transportes esté en alza. Un ejemplo es el consumo online de productos y, por tanto, la necesidad de llevarlos de un lugar a otro.

Esto hace que los viejos modelos de transporte queden obsoletos, puesto que una de las exigencias más comunes es la de velocidad en la entrega. Para ello, las nuevas tecnologías se presentan como una ayuda inestimable.

Y es que una forma de ahorrar más tiempo es, por un lado, crear un mejor plan de rutas de forma que se pueda abarcar mucho más con menos. Y, por el otro, mantener información en tiempo real de cada una de ellas. Es decir, optimizar los envíos a medida que estos suceden para poder medir cómo entregarlos de una forma más rápida y efectiva.

Las ventajas de seguimiento gps

El seguimiento GPS es el mejor modelo de optimización de rutas que hay en la actualidad, ya que te aporta información en tiempo real de tus vehículos y te permite corregir su ruta, desviarlos o encontrar una forma de que lleguen antes y mejor a su destino. Estas serían las ventajas principales:

Seguridad. Tanto la del vehículo como la del conductor o la de la mercancía que esté transportando. Así, ante cualquier anomalía, puedes responder de manera urgente y, en caso de que se trate de una emergencia, prevenirla cuanto antes.

Efectividad. Puedes centralizar todas tus rutas y tus envíos, de forma que resulte mucho más cómodo manejarlos. Por lo tanto, tardarás mucho menos tiempo en planear las rutas y, a su vez, estas serán mucho más eficientes, puesto que tendrán menos atascos y llegarán mucho antes a su destino.

Rentabilidad. Este no es un modelo costoso de planificación. Sin embargo, los beneficios que puedes ganar con él son numerosos. Por lo tanto, es algo que siempre va a ser rentable para cualquier empresa de logística, con independencia de su tamaño, ya que tanto grandes como pequeñas se pueden beneficiar de esta planificación.

Capacidad de análisis. Puede que haya rutas que resultaría más rentable cerrar. Pero hasta que no tienes una perspectiva global no es fácil decidirse. Ya que puede que un envío vaya a tener problemas dado el tráfico que haya, y tienes entonces que tomar una decisión rápida al respecto. La gran ventaja de este modelo es que te ofrece mucha información. Y, por lo tanto, puedes analizarla en tiempo real y tomar la mejor determinación.

En conclusión, el transporte de mercancías necesita integrarse en el siglo XXI, y la mejor forma de hacerlo es a través de las nuevas tecnologías. Buscando sistemas para crear rutas más controladas y eficientes.