La gestión de flotas mejora la distribución capilar

Gestor de FlotasNoticias Gestión de Flotas

distribución capilar

La distribución capilar de las empresas de logística se ha visto mejorada con la incorporación de las nuevas tecnologías a este sector industrial. Sistemas como la gestión de flotas han demostrado ser un potente y eficaz instrumento, no solo para mejorar los ciclos de mantenimiento del vehículo, sino también para hacer frente a la famosa última milla.

La última milla y la tecnología

Se conoce como última milla al final de la cadena de suministro, es decir, cuando el producto es entregado al cliente, uno de los momentos claves del e-commerce y el que más problemas presenta. Las empresas de retail tienen que superar numerosos obstáculos antes de dar este último paso, que es por el que va a ser juzgado por el cliente. En otras palabras, se juega su prestigio en los últimos kilómetros.

Para realizar una buena distribución capilar las empresas pueden utilizar sistemas de gestión de flotas para optimizar las rutas y llegar antes a los puntos de destino. De esta manera, los conductores pueden evitar atascos, accidentes y “puntos calientes” en un itinerario concreto. Además, el sistema te propondrá rutas alternativas más cortas y rápidas, de manera que se pueden planificar mejor los repartos y adaptarse a los cambios que se vayan produciendo, en tiempo real.

Por otra parte, la tecnología también te permite ofrecer métodos alternativos de entrega, sobre todo cuando el cliente no se encuentra en el domicilio, uno de los grandes problemas con los que se encuentran los repartidores. Los métodos alternativos que están surgiendo últimamente son la opción de comprar por Internet y recoger en la tienda o la posibilidad de dejarlo en casa de un vecino.

Para el cliente es muy importante saber el estado real de su pedido. La gestión de flota incorpora GPS en los vehículos, para que puedas tenerlos siempre geolocalizados. Los dispositivos móviles incorporados van retransmitiendo en todo momento dónde se encuentra, dando al cliente esa tranquilidad o previsión que necesita para tener el pedido.

La comunicación fluida entre el cliente, el repartidor y la tienda es fundamental para que la última milla sea satisfactoria para todos. Aquí también es muy importante el uso de la tecnología para solventar cualquier problema que se produzca durante el reparto, así como gestionar los cambios de forma rápida y eficaz.

Conclusiones

Las herramientas de gestión de flotas pueden proporcionarte innumerables ventajas logísticas, en muchos aspectos. Uno de ellos es el de la última milla, momento clave para el sector del retail, ya que es cuando el cliente recibe su producto, y que está siempre sometido a multitud de inconvenientes.

Por ello, una de las claves es hacer una buena distribución capilar, que es precisamente lo que facilita la gestión de flotas: establecer rutas más cortas y rápidas que no solo permitirán un ahorro de combustible interesante, sino que también harán la entrega de una manera más eficiente y con más comunicación con el cliente final. Además estos sistemas avisan de posibles incidentes en la carretera en tiempo real, lo que te permite anticiparte y evitarlos.