Cómo el GPS mejora la seguridad vial al volante

Gestor de FlotasNoticias Gestión de Flotas

La seguridad vial es una de las primeras preocupaciones que deberíamos tener nada más ponernos al volante. Nunca debes manejar un GPS mientras estás al volante. Sin embargo, realizar un seguimiento del gps del vehículo puede ayudarnos a mejorar la seguridad.

La geolocalización ayuda al conductor

Es fácil servirnos de esta tecnología. Lo único que debes tener en cuenta es que hay que programar el GPS antes de comenzar a conducir. Una vez que estés en carretera no debes manipularlo para evitar accidentes.

No obstante, hemos de hablar de las bondades de la geolocalización. Realizar un adecuado seguimiento del gps nos proporciona un mayor control sobre nuestra forma de conducir. La monitorización en tiempo real es capaz de avisarnos de dónde existen retenciones y mostrarnos, por ejemplo, rutas alternativas.

Además, este aparato puede alertarte sobre tu forma de conducir: sabrás si eres muy brusco, si vas a más velocidad de la permitida, podrás calcular cuánto gastas en combustible o practicar una conducción más eficiente.

El GPS para profesionales

Si, además, eres un profesional del volante, disponer de un geolocalizador conectado a tu empresa puede salvarte el cuello en muchas ocasiones. Por ejemplo, cuando te anuncia rutas alternativas con menos tráfico contribuyendo a hacerte perder menos tiempo.

Tú podrás calcular tus propias horas de trabajo porque, por lo general, estos aparatos de seguimiento del gps permiten fichar la entrada y la salida, sin necesidad de llegar hasta la empresa. Puedes hacerlo desde cualquier sitio. Te posibilita registrar tus paradas para descansar o comer y volver a tomar un registro del momento en el que te reincorporas.

Esta es una buena manera de mantenerte completamente informado sobre tu verdadero horario laboral. Resulta idóneo para calcular las horas extras, por ejemplo.

No obstante, dentro del apartado de seguridad vial, el seguimiento del gps también permite saber cuál es el momento en el que debes realizar todas las tareas de mantenimiento del vehículo. Recuerda que un vehículo que cumple con la normativa es mucho más seguro.

De este modo, serás capaz de registrar tu forma de conducir sin sobrepasar los límites de velocidad y evitando una conducción muy agresiva. Esquivarás los comportamientos que podrían resultar lesivos para ti y para otras personas en carretera, caros por el derroche de combustible y poco sostenibles por el exceso de emisiones nocivas para el medio ambiente.

La importancia de la colocación del GPS

La geolocalización no es mala por sí misma, al contrario. De hecho, se convierte en una buena compañera de viaje para trazar rutas y saber cómo desplazarnos por carretera de una manera más adecuada.

De todos modos, hay que tener claro cómo colocarlo para que no afecte a la conducción. De entrada, no lo pongas en un lugar que interfiera en la necesaria visibilidad de la carretera para el conductor.

La DGT da una recomendación sobre seguridad vial: se puede colocar a la derecha o a la izquierda del volante, lo más pegado al salpicadero y nunca en el centro de la luna. Por si no lo sabías, llevar un GPS mal ubicado te puede costar una multa de 200 €.