Aspectos esenciales sobre la gestión de las horas de conducción de un autobús

Gestor de FlotasNoticias Gestión de Flotas

tiempos de descanso autobuses

La gestión de las horas de conducción de un autobús es un asunto fundamental para cualquier empresa que se dedique al transporte de pasajeros. Los tiempos de conducción y descanso están perfectamente delimitados por la ley, por lo que nunca hay que perder de vista unas disposiciones legales que están orientadas a garantizar la seguridad de conductores y pasajeros.

Tiempos de conducción y descanso según la ley

La legislación vigente decreta que el tiempo máximo que un conductor puede mantenerse al volante de un autobús es de 4 horas y 30 minutos. Es decir, alcanzado este tiempo, el conductor debe detenerse para realizar un descanso de 45 minutos como mínimo.

No obstante, la ley no desautoriza a que los tiempos se repartan de forma diferente. Por ejemplo, el conductor de tu empresa podría conducir durante 3 horas, realizar una pausa de 30 minutos y posteriormente trabajar 1 hora y 30 minutos más disfrutando después de un descanso de 15 minutos.

Las formas de repartirse el tiempo de trabajo y las pausas pueden variar, pero nunca se debe perder de vista el objetivo de detenerse durante 45 minutos por cada 4 horas y media de trabajo.

Este intervalo marca también el tiempo que un mismo conductor puede trabajar en una jornada. En este sentido, el límite siempre se establece en las 9 horas, por lo que es posible realizar dos turnos de 4 horas y media con una parada de 45 minutos entre ambos.

También existe un límite de horas trabajadas durante la semana. Este se sitúa en las 56 horas en un periodo de 7 días. Con todo, debes tener en cuenta que tu conductor de autobuses no podrá trabajar más de 90 horas en un periodo de dos semanas, por lo que lo normal es no llegar nunca a las 56 horas repartiendo la carga de trabajo de forma más equitativa.

Consecuencias de no respetar la ley

Como es evidente, la primera consecuencia es la posibilidad de arriesgarse a una sanción económica si las autoridades advierten que un conductor o una empresa no respetan los periodos de descanso estipulados.

Ahora bien, existen otras variables que se resienten de forma importante. Por ejemplo, la seguridad de los pasajeros, la del mismo trabajador y la del vehículo que pertenece a tu flota correrán serio peligro. No hay que olvidar que los descansos a los que obliga la ley no son arbitrarios, ya que han sido elaborados a partir de observaciones obtenidas científicamente.

Controlar los tiempos de trabajo y reposo de un conductor profesional es hoy muy sencillo. Puede hacerse con tacógrafos tradicionales o complementar este dispositivo con un seguimiento del vehículo mediante GPS, algo ideal para empresas que quieren tener a sus trabajadores y a sus vehículos en un perfecto estado.

Con todo, la gestión de las horas de conducción de un autobús es algo que debe respetarse tanto para cumplir con la ley como para garantizar en la medida de lo posible la seguridad de pasajeros y profesionales de la conducción.