4 consejos para el control de conductores bajo lluvia y niebla

Gestor de FlotasNoticias Gestión de Flotas

Gestionar conductores para conducir con lluvia o niebla

El sistema de gestión de flotas 4GFlota te ofrece una opción simple y eficaz para avisar a tus conductores ante fenómenos meteorológicos adversos.

La conducción en invierno conlleva riesgos adicionales para los conductores de la flota. La formación es clave para reducir el riesgo de colisión durante la temporada invernal. La lluvia y la niebla son comunes durante estos meses fríos, y aunque la nieve generalmente se considera más peligrosa, hay algo que decir sobre el efecto de la lluvia y la niebla en la carretera, los vehículos y el comportamiento del conductor.

 

1) Prevención 

En tu mapa de gestión de flotas dispones de una opción para visualizar las posibles alertas meteorológicas emitidas por el agencia estatal de meteorología. De este modo podrás prevenir a tus conductores para que tomen las mediadas de seguridad adecuadas.

aviso por mal tiempo en la gestión de flotas

 

2) Si pones el limpiaparabrisas usa las luces

¿Alguna vez has conducido con niebla? Solo un poco es suficiente para que se forme una fina capa de condensación en el parabrisas, lo que te obliga a tener que encender el limpiaparabrisas. Y, si necesitas el limpiaparabrisas, necesitas tus faros.

En el momento en que tu visibilidad se vea comprometida, la visibilidad de los otros conductores también se verá comprometida y tendrás que compensarlo haciendo que tu propio vehículo destaque entre la niebla. Asegúrate de encender los faros cada vez que necesites tu limpiaparabrisa, pero ten en cuenta esta regla clave: Siempre faros, nunca luces. Los faros de luz de cruce son ideales para la niebla y la lluvia, ya que la luz no se reflejará en las gotas de agua en el aire y nos cegará tanto a nosotros como a los conductores que se aproximan.

 

3) Los primeros 15 minutos de lluvia

Los primeros 15 minutos de lluvia son los más cruciales. Durante este tiempo, muchos conductores puede que hagan los ajustes de seguridad necesarios. Esto podría deberse a la falta de atención, un tiempo de reacción alto o la simple falta de conocimiento sobre el procedimiento adecuado.

Por supuesto, como conductor de la flota, siempre debes estar al tanto de los otros vehículos en la carretera, pero durante los primeros 15 minutos, recomendamos mantener un ojo abierto para los conductores que circulan a tu alrededor y que no están preparados para el cambio tiempo en la carretera. Además, los primeros 15 minutos de lluvia son cuando los vehículos corren el mayor riesgo de deslizamiento en agua. A medida que los primeros centímetros de agua llegan a la carretera, todo el aceite y combustible aflora en la superficie. Como el aceite y el agua no se mezclan, el aceite de la carretera simplemente descansa sobre la superficie del agua hasta que finalmente se elimina. Es fundamental que los conductores reduzcan la velocidad y conduzcan con más cuidado durante estos primeros minutos de lluvia para evitar el deslizamiento.

 

4) Usar los frenos

Por lo general, sus frenos son la primera línea de defensa cuando algo va mal en la carretera.

Ya sea que se trate de un animal que salta inesperadamente a la carretera o se las incorporaciones desde los accesos a la pista, los frenos son la primera opción para desacelerar el vehículo frente a las condiciones dinámicas de la carretera. Aquí es donde la mentalidad del conductor de la flota necesita cambiar durante la niebla o la lluvia. Arriba hablamos sobre cómo el agua mezclada con aceite puede tener consecuencias nefastas en la tracción de los neumático con la superficie de la carretera. Pero el agua de lluvia y el aceite también tienen un efecto negativo sobre las pastillas de freno y los rotores.

La mezcla de agua y aceite puede llegar al rotor y reducir la cantidad de fricción inicial cuando se aplica el freno. Esto significa que sus frenos no serán tan efectivos como lo normal y podrían causar una colisión. Para compensar esto, evite frenar al atravesar charcos, simplemente deje de usar el gas o reduzca la marcha para desacelerar el vehículo. Después de despejar el charco, pise el freno muy suave y gradualmente para secar la pastilla de freno y el disco de cualquier líquido sobrante. Este método asegurará que sus frenos estarán listos para su uso siempre y cuando sean expresamente necesarios.